Dejen algo sin romper para nuestro futuro

Ocram
4 min readAug 29, 2020

--

Estos últimos días siento que no hay luz en el futuro. Todos los días me levanto con una noticia nueva que rompe con todo lo que conozco como mundo. A veces lo veo tan lejos y a veces me pasa tan de cerca que pierdo noción de lo que es la realidad y lo que no.

Parece mentira que este año pasaron tantas cosas, pero por sobre todas las cosas, me siento sumamente frustrado por el hecho de caer en cuenta del mundo que vamos a recibir.

Ilustración: Steve Cutts

La otra vez me encontré con este tweet:

Tweet original

Me quedó en la mente, me quedó fijo. Y me duele en el alma cada vez que aparece en mi cabeza. En realidad no me duele el tweet en sí, sino la realidad que refleja. Un futuro del que aún no tenemos control por ser muy poco experimentados pero quienes tienen el control están perdidos en la avaricia y la codicia de conseguir más y más.

Permanentemente los líderes están tomando decisiones para aumentar esa capacidad de conseguir y no tanto para mejorar nuestra próxima realidad. Soy mucho de imaginar, o más bien, crear anticipaciones del futuro. Independientemente de la contaminación de mi mirada personal, hay algo que me queda muy claro: Nadie se preocupa por nuestro futuro.

Realidad

Están pasando demasiadas cosas raras para que todo pueda seguir tan normal. Las emisiones de dióxido de carbono globales van en aumento producto del nulo interés por crear políticas que favorezcan a la integración de energías renovables. Por otra parte, en el momento que estoy escribiendo esto un incendio forestal azota Córdoba hace ya mas de diez días, un tipo de incendio que supuestamente fue iniciado por un loco piromaníaco pero si analizamos los focos de incendios de años anteriores y vemos qué hay ahora en esos lugares podremos encontrar que se construyeron proyectos inmobiliarios como barrios cerrados. Que oportuno que un loco con una caja de fósforos justo inició la quema en el mismo lugar que el plano del arquitecto lo ameritaba.

Parece ser que el beneficio de unos pocos merece el sufrimiento de muchos. Lo cual no es muy justo.

Prioridades

No quiero caer en el discurso que todo político funciona a base del beneficio propio, pero tal vez esa sea la única manera de conseguir un objetivo. Las prioridades del poder son bastantes cuestionables. Es increíblemente decepcionante cómo proyectos de ley que beneficien al estado (como la aplicación de regulaciones) se hacen realidad tan rápidamente mientras que luchas como la despenalización del aborto y la correcta implementación de la educación sexual integral viene siendo postergada año tras año.

Este tipo de accionares hacen pensar que la única forma de conseguir que algo cambie es consiguiendo que eso le beneficie a los diferentes actores del poder. Es decir, no solo hay que pensar en cómo aplicar una mejoría a la sociedad sino también cuán rentable le es a un diputado votar a favor.

Hablando de medidas

En estos tiempos de incertidumbre al parecer no cabe lugar a la paciencia ni el razonamiento por lo que el poder se precipita a llevar a cabo medidas poco analizadas y bruscas las cuales provocan un efecto adverso a la idea original. Un gran ejemplo de esto es el decreto dictado por el presidente: “Internet para todos” asegura. El decreto, entre otras cosas, establece a las telecomunicaciones como un bien público y esencial mientras que también impone el congelamiento de tarifas por parte de empresas que proveen este servicio. Hasta ahí estamos bien. El problema está en que sea un Decreto de Necesidad y Urgencia, mas específicamente en la palabra “urgencia”. Si la urgencia se refería a brindar acceso a internet a toda la población, difícilmente un decreto acelere esto cuando la solución depende de inversiones en infraestructura que consume tiempo y mucho dinero en ser realizadas.

¿Las consecuencias? Al principio los consumidores van a pagar tarifas mas baratas y el servicio seguirá siendo parecido ya que por suerte el deterioro de la infraestructura tiene un poco de delay al cambio de precios. A medida que este tiempo de gracia se vaya acabando y la infraestructura necesite mantenimiento y las tarifas no alcances, la calidad se irá deteriorando. El acceso a internet y telecomunicaciones va a ser cada vez mas complicado, además de que su calidad va a ir deteriorando. Y Pum! Una medida que provoca un efecto adverso a la idea original.

El futuro

Este tipo de medidas nos dirigen hacia un destino inexorable y no hacen mas que agravar con el paso del tiempo el daño que ya estaba hecho. Parece que se empeñan en hacer las cosas cada vez peor. Y por mas que lo digamos, no nos van a querer escuchar.

Me frustra demasiado el hecho de que quienes están ahí arriba olviden quienes le concedieron el derecho de estar ahí.

Intento comprender la necesidad de saciar esa codicia creando medidas para beneficio propio pero ya cansa. No les va a servir de nada tener el completo poder de un mundo completamente devastado. No pido que sean completamente solidarios de un día para otro pero al menos que permitan vivir. Que al menos una de esas millones de medidas sea a favor de la gente. Les aseguro que no les va a pasar nada si analizan una medida antes de realizarla ni tampoco les va a hacer mal pensar en la generación futura que va a heredar estos desastres. Tranquilos, no se van a morir por hacer su trabajo.

--

--

Ocram

Acá escribo las cosas que transitan por mi cabeza.